Cómo congelar alimentos en casa

A veces nos pasamos comprando o vemos una oferta y para aprovecharla compramos más de lo que podemos consumir de forma inmediata. Pero para que no se estropee la única solución es congelar.

La mayoría de los alimentos se pueden congelar, salvo excepciones. Lo que además de hacernos ahorrar dinero, si lo congelamos del modo correcto nos puede ayudar a ahorrar también tiempo, que a veces es igual o más importante.

Pero, antes de congelar hay que tener en cuenta unas importantes reglas :

1.- Baja al mínimo la temperatura del congelador antes de introducir los alimentos a congelar.

2.- El interior del congelador no debe tener una gruesa capa de hielo. Lo ideal sería que, de haber capa de hielo, esta sea inferior a 1 centímetro de grosor, lo que garantizará que los alimentos se conserven a la temperatura mínima del congelador. Obviamente si tu congelador tiene el moderno sistema No Frost, no tendrá capa de hielo 😉

3.- Lo ideal es congelar los alimentos en porciones individuales, por varios motivos:

  • Se congelará y descongelará más deprisa al tener mayor superficie de contacto con el ambiente frío (en el congelador) o calor (al sacarlo a descongelar)
  • Si no necesitas más de una o dos porciones, no tendrás que descongelar todo.

Imagínate en el caso de los filetes. No tendrás que descongelar un kg entero si sólo necesitas 2 filetes, y encima se descongelará antes.

4.- El alimento debe quedar bien protegido, en bolsas zip especiales o tuppers herméticos, para que no coja otros sabores etiqueta el contenido y la fecha en que lo congelas. Las bolsas zip las venden en económicos paquetes en cualquier súper.

5.- Pon una etiqueta con el contenido y la fecha de congelación. Que luego encontramos un paquete de pescado que estaba al fondo y lleva allí… no sabemos cuánto tiempo.

6.- En el caso de que sean alimentos cocinados, espera a que los alimentos se enfríen antes de congelarlos.

7.- Si has decidido descongelar algo, pero no estas segura de si lo utilizarás al día siguiente. En lugar de dejarlo a temperatura ambiente, pásalo del congelador al frigorífico. Esto además ayudará a mantener la temperatura del frigorífico con un menor consumo eléctrico, y podrás tenerlo descongelando  más tiempo y no se estropeará.

frozen-beans

 

SÍ podemos congelar:

Los frutos secos (avellanas, almendras, piñones, nueces, …)  al igual que todas las hierbas aromáticas, sólo debes sacarlos unos minutos antes de consumirlos para que estén perfectos.

Es también muy útil congelar el jengibre, ya que solemos utilizar trocitos muy pequeños, y así no se estropea el resto.

El alto contenido en azúcar de las jaleas y mermeladas hacen que el ambiente sea hostil para las bacterias, sin embargo se pueden conservar congeladas, por lo que si queremos conservar diversas frutas, vamos a aprovechar esto del siguiente modo:

La fruta la cortamos en trozos y la congelamos en un tupper extendiéndola en capas y agregándole azúcar por encima (300g. de azúcar por cada kg. de fruta).
Otras frutas más delicadas, como fresas, melocotones, cerezas, debes cortarla por la mitad, meterla en un tupper bañada en almibar ( cúbrela con un almíbar preparado con 750g. de azúcar / 1 litro de agua).
Los plátanos y frutas del bosque se congelan tal cual, y sin descongelar del todo puedes hacer diversos batidos y smoothies refrescantes.

El queso rallado se conserva muy bien en el congelador.

Mejillones, almejas, berberechos: ábrelos al vapor y congela en un recipiente el agua que han desprendido y la carne.

Si te sobra masa de pan, galletas, pizza, bizcochos… no la tires! Congélala bien envuelta y así podrás hornearla cuando quieras.

Puedes congelar la mantequilla para que no se rancie, incluso puedes congelarla en porciones para tus tostadas 🙂

También los huevos se pueden congelar, la única norma es sacarlos del cascarón! Guárdalos en un tupper

¿Sabías que puedes congelar los ajos? Pues sí que se puede, incluso congelar la cabeza entera de ajos y luego ir sacando los dientes que vayas necesitando.

El chocolate hay que dejarlo 12 horas antes en el frigorífico para que el cambio no sea brusco y altere sus propiedades y además hay que envolverlo muy bien para que no coja olores/sabores de otros productos del congelador.

El pescado no sólo es susceptible de ser congelado, sino que debe hacerse, ya que un alto porcentaje del pescado que llega a nuestras mesas ha sido contaminado de anisakis, y al congelarlo matamos al parásito.

frozen-spinach

 

NO aconsejo congelar:

Los  alimentos ricos en agua no suelen soportar bien la congelación, pero los cítricos mantienen sus propiedades si los congelas en forma de zumos.
Los pepinos y las verduras ricas en agua como la lechuga, no hacen buenas migas con el congelador, ya que una vez descongeladas se ablandan.

Los tomates congelados no podrás usarlos para hacer una ensalada, pero si no te queda más remedio, podrás hacer con ellos una salsa de tomate casera o un gazpacho y congelarlo.

Los alimentos con mayor contenido de grasa, como la nata y ciertas salsas, tienden a cortarse cuando se congelan. No es conveniente congelar la leche, yogur y la mayoría de los quesos, pues pierden su textura y se deshacen al cortarlos. Lo mismo sucede con merengues, flanes, budines, cremas y tartas ya que pierden consistencia.

¿Cuánto duran en el congelador? Dependiendo de las estrellas del congelador, pueden durar:

carnes y aves: 10 meses 🍗

pescados: hasta 6 meses 🐟

verduras: hasta 12 meses 🍆

frutas: hasta 8 meses🍌

pan: hasta 2 meses 🍞

De todas formas, no dejes durante mucho tiempo los alimentos en el congelador, porque pierden propiedades nutricionales, textura y sabor.

La regla más importante, nunca volver a congelar algo que ya has descongelado 👍

 

 

Que Recetas myTaste.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *